martes, 16 de junio de 2009

Up, entre la aventura y la experiencia (contiene spoilers, córranle al cine antes de leer)



1: Donde el escribidor de necedades hace una introducción moninga para que el lector crea que esta composición vale la pena, aunque después descubra que nomás no,

Up (Docter y Petersen, 09) abre con un teaser conmovedor: los adolescentes Carl y Ellie que se conocen y se enamoran por la admiración compartida a Charles Muntz, un intrépido explorador semejante a Indiana Jones. Ellie ha planeado su vida en función de esas aventuras, que las apunta en un álbum: tener su casa al lado de las Cascadas Paraíso, experimentar el exotismo suramericano (¿?) y vivir rodeada de maravillas. La otra mitad del álbum está en blanco, con un enigmático título: Las cosas que me falta hacer. Carl se suma a la fantasía de Ellie, juntos confeccionan su vida alrededor de la casa y la cascada, y en imaginarlo se les van los años, no pueden tener hijos, envejecen modestamente, ahorran sin éxito para cumplir su sueño, Ellie muere, Carl se queda solo, con los proyectos sin cumplir.
Ahí empieza propiamente la película, con un anciano inofensivo y fastidiado, con un niño explorador inofensivo y fastidioso, con una casa que, para no ser demolida, se eleva con miles de globos y surca países hacia el Sur.
Up contiene casas que vuelan con globos, pájaros dodós con colores gays, perros que hablan, una cascada imposible de lo prodigiosa y las amarillentas fotos de Ellie. Ingredientes de obligado cuento infantil, pero Up traspasa el delirio anecdótico y (perdonando lo pomposo) habla de La Vida: la que se nos devela como experiencia o como aventura, la que dejamos ir, o la que agandallamos en plena curva, sin pedirle permiso. Claro, con enemigos y zepellines volando y corretizas emocionantes. Pero también:

2: Donde el escribidor de necedades aburre a sus ya aburridos lectores con alguna teoría teta del único libro de teoría literaria que ha leído en su vida
Quien quiera cometer la irresponsabilidad de escribir una novela, antes debería leer el libro La novela según Cervantes, de Stephen Gilman. Obvio que de centro habla de Don Quijote, la principal obra del español, pero que de ahí deriva en reflexiones sobre el género (aunque ese es chisme pa' después). Lo que ahora importa es su distingo entre aventura y experiencia.
Según Gelman (y él se apoya en el ensayo "La aventura" de Georg Simmel), lo que distingue a la aventura no es la sensación de peligro, sino su hermetismo. La aventura tiene un principio y un final, separados del discurrir consciente de la vida.
"Carece ésta de ese ensamblaje con los fragmentos contiguos de la vida que hacen de ella un todo. Es como una isla en la vida, cuyo comienzo y final viene determinados por sus propias fuerzas configuradoras".
Según Gelman, lo que distinguiría a esta aventura de la experiencia, es que la segunda es una acumulación de anécdotas que, hilándose, van dando la conciencia de nuestro existir:
"cada 'acontecimiento' o aventura por separado se vuelve, progresivamente, más consciente de sí misma. Como permanecen juntos [Don Quijote y Sancho], los dos hombres se sienten 'existir' en lo que acontece, y comunican de lleno ese sentimiento al lector. (...) la rápida y esquemática secuencia de antiaventuras a menudo nos sorprende, revelándonos de súbito un continuo subyacente de experiencia novelesca desacelerada y que se saborea dolorosamente en el acto de compartir"
O hablando en cristiano y (regresando al cine): las historias de James Bond (salvo la "reestructuración" de las últimas dos) o de Indiana Jones, son "aventuras" en tanto los personajes inician y terminan la historia sin que haya una conciencia sólida de lo que han vivido, acaso la satisfacción de haber logrado sus objetivos. Mientras que en una saga, aun maletona, como Star Wars, la secuencia de anécdotas infelices de Anakin Skywalker bien pueden conjuntar una "experiencia": el camino del personaje, desde su niñez hacia su muerte, hacia la experiencia del heroísmo, el mal y la redención.
Otra división semejante, y más contemporánea, la da el filósofo Galen Strawson en su trabajo "Against Narrative", que comentan brillantemente Alberto Fuguet y Franco Cavagnaro; sería imprudente sumarse a sus exposiciones. Pero en una explicación para dummies indicaría que la división de Strawson va entre las personas "episódicas" y las personas "narrativas". Las primeras sólo viven su presente; desdeñan interpretarse a partir de lo que han vivido, porque sólo el hoy es importante para reflejar conductas, identidades, formas de asumir la vida. Los narrativos, en cambio, aceptan y piden que su vida sea entendida a través de la suma de experiencias del pasado; sólo se encuentran tranquilos y sólidos a partir de esta interpretación del tiempo, que se refleja en las contradicciones, asunciones o renuncias que se hacen en el tiempo presente. Después se habla de episódicos que en realidad son narrativos y viceversa, que todos tenemos tiempos de vida episódicos o narrativos; después sigue una rebatinga que enaltece a unos sobre otros y al revés, y las discusiones pueden ramificarse tanto como se quiera.
Un silvestre comentario a una película de Pixar sólo quiere plantear la división: aventuraepisódicos vs. experiencia-narrativos. El viejo Carl se debate entre ambos polos mientras lleva su casa con globos a la Cascada Paraíso.

3: Donde el escribidor de necedades pretende cerrar su composición con cierto lirismo que roza peligrosamente con la cursilería, porque solamente así puede explicar por qué se le erizó el pellejo cuando...
Carl y Ellie se enamoran porque comparten el episodio, la aventura. Poco les importa que Carl sea demasiado tímido o Ellie hiperactiva. Las historias del intrépido Muntz les sorbe el seso y pueden contemplarse juntos durante décadas, si en el fondo de ellos permanece la cabaña al lado de la cascada. Tras la muerte de Ellie, tras el fracaso de la aventura deseada, es el viejo Carl, miope, solitario, disminuido en sus capacidades, quien se atreve a hacer lo que en su matrimonio no logró. Entonces viene la épica de la casa con globos, el odioso explorador patiño, que por acumulación de estupideces termina pareciendo tolerable; una selva Amazonas tan improbable como la imaginería gringa, pero eficiente en las necesidades argumentales de la aventura; perros que hablan, enormes pájaros de colores: una historia que se separa de la sosegada vida conyugal de Carl y se precipita al surrealismo realmaravilloso, donde lo latinoamericano sigue pareciendo territorio de aborígenes y misterio.
Por supuesto, en todo lo que ocurre mientras Carl cumple su objetivo (persecusiones, villanos, precipicios, rescates) se fraguan las maravillas y las sorpresas para los comedores de palomitas. Pero he aquí que en el momento cumbre de la peripecia, cuando todo está en contra de los héroes y parecería inminente su fracaso, que Carl vuelve a encontrarse con el álbum de Ellie. Entonces la aventura y la experiencia de Gelman, el episodio y la narrativa de Strawson, se funden y dan sentido a la historia: en el apartado de las "cosas que me faltan por hacer" de Ellie, Carl encuentra fotos amarillentas, mal encuadradas, de la vida matrimonial, de los dos en el auto, en el jardín, de los festejos de los cumpleaños. La aventura de Ellie fue la larga experiencia conyugal. Pero entonces, Carl también sabe que para honrar a la esposa muerte debe deshacerse del fardo del pasado, arrojar muebles y floreros y alcancías, incluso el mismo álbum, para poder continuar. La aventurera Ellie elige la experiencia. El narrativo Carl se inclina por lo episódico, por la experiencia del hoy.
Lo que sigue de la peli es aventura, riesgo, gringadas contra el abismo y un final obvio que no contaré. Me quedo con las dicotomías antes expuestas, que podrían trascenderse en un propósito superior: enriquecernos con las aventuras del hoy, pero sin perder de vista que su suma hacen la experiencia; tener momentos para ser islas pero también momentos para tender puentes entre episodio y episodio. Acaso, tener la sabiduría para saber cuándo optar por el episodio o por su perspectiva: saber abofetearse con la vida, también saber interpretar la vida, tiempos para acumular álbumes y tiempos para saber arrojarlos al vacío.
Entre todo eso debe crearse la identidad, que como dice Cavagnaro, "es un tema tan antiguo como el amor y la muerte"

La PD anticlimática: ¿Por qué no fueron capaces de ponerle a la peli un título en español? Ya sé, para no correr el riesgo que la titularan: "Las increíbles aventuras de un viejito loco"

La PD que propone: ¿Sería buen momento de irse armando un top ten de los Grandes Momentos del cine de animación por computadora? Entre ellos debe estar: El viejo Carl, jalando con una cuerda su casa que flota con globos. ¿Qué otros se deben agregar?



13 comentarios:

fonema dijo...

A ver si te pones teórico más seguido. Es sexy. Jijijijij.

No he visto anunciada la película por acá, pero suena interesante. O tal vez no: no sé si sea parte de tu estilo, pero por lo general tus mejores posts giran en torno a cosas que poco valen por sí mismas. Mi morbo como espectadora radica, esta vez, en comprobar mi teoría.

Anónimo dijo...

Hace un par de dias que vi la pelicula, me fascinan las peliculas de animacion, pero desde Toy Story (la primera).. no habia disfrutado tanto una pelicula como UP... pasare por aqui mas seguido... tu espacio simplemente.. genial...

Cynthia Ramírez dijo...

Up es sí, sin duda una película genial!

Por otro lado yo creo que no le pusieron título en español porque:
a) Pensaron que UP era el apodo de alguno de los personajes. (No supieron de cual...) o

b) Se disctuía seriamente traducirla como: "UPA, UPA", pero gracias al cielo algun sensato puso el alto a esos entusiastas...

Anónimo dijo...

Pues la verdad, a mí no me gustó la película. Creo que tu análisis (que disfruté muchísimo leyendo) le queda demasiado grande.

La única parte que me gustó fue el principio, con todo y lo cursi (y los awww!!! que se escuchaban de fondo en la sala). Después se convierte en la típica película de aventuras tipo Disney. Los perros y el ave me parecieron de lo más desagradable.

Rafael Merino Isunza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael Merino Isunza dijo...

Una de las grandes escenas del cine de animación, que disfruto mucho y que debe estar en top ten de los grandes momentos, es: el trayecto en tren de Chihiro cuando va a buscar a la bruja Zeniba en El Viaje de Chihiro.

Arte dijo...

A mi me encanto, el mensaje que tu capturas, creo que es demasiado para un niño. Pero los adultos que la hemos visto (y vaya que cuando la vi había puro adulto en la sala)si salimos con la piel chinita. Bueno, yo hasta llore..
Saludos!

The fool dijo...

Coincido con Cynthia respecto de por qué no le pusieron título en español, juar juar, eso del apodo me tiene riendo todavía.
Pasando a lo reflexivo (y vaya que le metiste doble dosis!) me he quedado con eso de 'tener la sabiduría para saber cuándo optar por el episodio o por su perspectiva: saber abofetearse con la vida'... Ahora parece el momento. plaf!
Salud!

Defeña salerosa dijo...

Me gustó mucho cómo hiciste esta reseña. Sabes que me encantó la película, aunque por momentos me recordara gravemente a un Walt Kowalsky más feliz, la historia es conmovedora y atinas muy bien en señalar esos procesos (¿?) narrativos que siendo distintos, convergen exitosamente para sacar lágrimas de los comedores de palomitas:

"Carl encuentra fotos amarillentas, mal encuadradas, de la vida matrimonial, de los dos en el auto, en el jardín, de los festejos de los cumpleaños. La aventura de Ellie fue la larga experiencia conyugal. Pero entonces, Carl también sabe que para honrar a la esposa muerte debe deshacerse del fardo del pasado, arrojar muebles y floreros y alcancías, incluso el mismo álbum, para poder continuar. La aventurera Ellie elige la experiencia. El narrativo Carl se inclina por lo episódico, por la experiencia del hoy."

Yo sería alguien narrativa.

Sí le pusieron una suerte de apellido a "up" en español: "una aventura de altura". Qué idiotez.

Adrián dijo...

la escena speechless semiinicial como de 4 minutos y ya.

Rax dijo...

A mí me sonó a que acababas de leer "Por mi madre bohemios" cuando escribiste la reseña. Un tono muy monsi, donde las postdatas parecen primas de las notas de la R. de dicho señor. Que conste que no es un pero, al contrario, queda mono :)

Aquiles Digo, antes Jordy dijo...

De verdad, no me canso de sorprenderme con las entradas de tu blog, mi estimado. Ayer fui a ver la película con mi novia, que es venezolana, y lloró conmovida más de la mitad de la película, pues además de la bonita historia, a ella se le humedecían los ojos cada vez que salían los boletos con destino a Venezuela o a Salto del Ángel (Cataratas del Paraíso).

Caray, casi nunca me da por la sensiblería, pero creo que el post lo permite. Después de ver la película, pero aún más después de leer tu entrada, me doy cuenta que las aventuras con ella -que son cada vez más una experiencia de vida- no quiero que terminen.

Confieso que vi esta entrada desde que apareció publicada, pero no me atreví a leerla hasta después de ver la película.

Gran animación, bonita historia. Quizá me pesó un poco que el "héroe" de la infancia se convertiera en semi-monstruo despiadado y frío. En fin, no me extiendo más. ¡Enhorabuena!

El hada dijo...

Quién podría imaginar que entre mover tu corbata, besos fugaces y un eterno jugar con mis dedos tendrías tanta concentración para es hacer esto!