jueves, 4 de octubre de 2012

Psicoterapia Telcel

 Por supuesto, iba indignado. Y listo para recitar todas las formas lentas en las que creo que debe morir Carlos Slim. Ella lo sabía y por eso me dejó desahogar.
-Porque el puto Slim BLA BLA BLA al infierno con su BLA BLA BLA, putos monopolios de mierda que BLA BLA BLA, pero nos estamos organizando BLA BLA BLA; yo también soy 132 aunque sea de espíritu BLA BLA BLA, el que no brinque es Peña (y juro que brinqué: así era mi indignación).
La vendedora de Telcel me pidió mi número, tecleó rápidamente, constató que, en efecto, era momento de renovar mi contrato y cambiar de equipo.
-Yo le compré este cacharro -le enseñé el iPhone- a una chica por la mitad del precio que lo venden ustedes, le cambié el chip y aun con lo lento tuve el mundo que ustedes me negaban al alcance de mi mano: seduzco muchachas por Whatsapp, comparto a qué hora voy al único café al que voy en Foursquare, le tomo fotos a mis vasos de Starbucks y lo subo al Instagram. ¿Y ustedes qué han hecho por mi? Dime, menciona una sola cosa que ustedes hayan hecho por mí.
-Con sus puntos azules y su renta fija no puedo ascenderlo al iPhone 4 pero le alcanza para los Androids de esta hoja, revise y me dice cuál le interesa.
-Le diré qué me interesa -y mis ojos se inyectaron de sangre- me interesa una renta más barata, que limite mi red de datos porque quiero volver a salir a la calle y ver la vida: respirar el pasto, mirar los árboles, las ardillas y las mujeres en tacones, quiero pagarles menos para tener más calidad de vida, ahora seré yo quien los limite a ustedes y volveré a ser dueño de mi existencia.
- Renta más barata, de acuerdo. Mire estos Galaxys, tan bonitos, uno de ellos le puede servir.
-Me sirve volver a leer a Tácito, a Séneca, a Herodoto, esos pequeños placeres que he perdido por culpa de ustedes.
-Hay una aplicación muy amigable que se llama Alkido, ahí puede almacenar sus ebooks.
-¡No me interesa almacenar nada en estos artefactos! -bufé espuma rabiosa- ¡Quiero el olor del papel, del pan y la tierra mojada después de la lluvia! ¡Ya no me interesa seguir con este espejismo de la vida virtual!
-Estoy viendo que con la renta que quiere más bien le alcanza para estos Motorola, son más modestos pero con muy buena conectividad.
Y no entendí lo que me explicó de los pixeles de la cámara, la duración de la batería, el almacenaje de canciones, pero en la propaganda lo mostraba una rubia increíble y acepté. La vendedora siguió tecleando mientras yo trataba de explicarle con más detalle lo que me ocurría.
-No sé dónde quedó la vida, no sé dónde la perdí en esta borrachera del mundo 2.0. Entonces tomé decisiones: limitarme la conectividad para conectar mejor conmigo. Leer, escribir, escuchar álbumes completos y no sucumbir a las veleidades del shuffle; hablar con gente real y no con avatares de chichis que hacen daño y dan pena y se acaba por llorar.
-Firme acá y le entrego.
El aparatejo, más grande que el iPhone, sobrevivirá menos a la obsesión vintage pero por eso mismo será una suerte de delicatessen vintage. Pero no sucumbí a los recuerdos futuros, acepté la máquina con displicencia. Y ya preparaba los insultos de despedida cuando me dijo la mujer:
-Y no se preocupe que ya también le hice el cambio de chip. En pocos minutos su iPhone no funcionará más.
Palidecí. Un abismo insondable se abrió a mis pies. Sentí el vértigo del adiós y el olvido.
-¿CAMBIÓ EL CHIP? ¿CUÁNDO COÑOS LE PERMITÍ CAMBIARLE EL CHIP?
-Es para mejorar su conectividad. Cortesía de la empresa.
-Pero... ¿Y todo lo que tengo en el iPhone? ¿Contactos, mensajes, canciones que me dedicaron y dediqué, emoticons de cervezas y ligueros que prometían cervezas y ligueros reales? ¿Todo eso a dónde irá?
-Todo eso nunca existió. ¿Y no que quería deshacerse de todo eso?
-Sí, pero yo quería ser quien decidiera cuándo.
-¿Entonces vino a gritar sus bravuconerías solamente para compadecerse a sí mismo y no crearse un compromiso firme de cambiar?
-Mis fotos... la de la noche aquella en el Hotel Marlowe...
-Quítese la costra rápido, joven. Así duele menos. Digo, le duele ahorita, pero mañana que ya le entienda al Android estará listo para nuevas pics.
Me recargué en el mostrador y la miré intensamente a los ojos.
-Me siento patético. Es un teléfono de mierda, nada más eso. Nunca he endiosado a Apple, no compré la biografía de Jobs ni vi sus discursos en Youtube. Para mí esto -agité el iPhone- es un celular, y un celular es como una licuadora. Prefiero la licuadora, hace salsas, son reales, pican. El iPhone no. Pero cambió el chip y sentí un vacío. Sentí que perdía un hogar, ahora soy un damnificado, peor que el que vive un terremoto en Haití. Me siento muerto, me siento sin nada. No puedo creer que me esté pasando esto a mí.
Ella suspiró.
-Mire a su alrededor joven. Primero las propagandas: muchachos en una carretera. Muchachos en un globo. Muchachos en una fogata. Muchachos en un puente. Ahora vea a los demás clientes: ¿dónde está la carretera, el globo, la fogata, el puente? Vea sus gestos ansiosos, cómo disimulan sus carencias, cómo disfrazan sus miserias con arrogancia geeks. ¿Cree que vienen por teléfonos? Vienen por las montañas pero sólo tendrán recámaras polvosas. Vienen por el mar porque ya no escuchan cómo gotea la llave de agua en la cocina. Pero no lo saben y por eso buscan lo que usted ya supo que es falso: las fotos, las canciones, las promesas, las alianzas. Usted ya lo sabe, pero todavía no sabe cómo deshacerse de todo esto. Por eso le doy un Android. Cuando esté listo para la renuncia podrá regresar a los orígenes, el Nokia monocromático 1200.
-Pero los mensajes, señorita...
-No tenga miedo, va por buen camino. Ande, Telcel le regala un termo para cuando regrese al ejercicio.
Salí arrastrando los pies, hombros caídos, mirada perdida. Frente a mí pasó una anciana jamona que eructaba chorizo. La vida, me dije. También me di cuenta que me hacían falta cigarros.



12 comentarios:

Dib dijo...

Cada que lo leo, señor, me pregunto cómo es que no descubrí su blog antes. ¡Tanto tiempo desperdiciado!

Si yo pudiera escribir como usted, mi vida sería menos pinche, me cae que sí.

La Mujer Pagana dijo...

Oiga señor Rufián, ¿Y ya estrenó su termo?

Esta historia me es familiar pero en otro contexto: los malditos bancos.

Cool Acid dijo...

¿Qué pedo? ¿No te gustan los Androids o qué? Yo creí que eras sensato, Rufián.

Anónimo dijo...

Véalo así: ahora será un Rufián del siglo pasado que no encontrará a ningún amigo disponible porque todos estarán en el mundillo virtual, dándole "me gusta" a comentarios cursis y creyéndose mejor que usted por estar conectados y formar parte de las hordas de gente que ya no sabe ni saludar en persona, pero que son super nice en el mundo virtual. Pero no llore, todavía puede comprar un loro para platicar.

Jo dijo...

y luego hay quien se ufana de lanzar el blacberry pink po rl aventana del coche puesto en marcha!!

Diana F. dijo...

Tsss y yo matándome estudiando psicoterapia, me hubieran dicho que en Telcel también se cursa esa especialidad. O SEA.

El Rufián Melancólico dijo...

Pero además en tus psicoterapias no regalan termos. O SEA.}

Hasta La Madre De Pendejos dijo...

Excelente como siempre!

dèbora hadaza dijo...

¿cómo pude haberme alejado de tu blog? me encanta, y este post me regresó a ese sabor que hace años no me causaba, yeah! el que no brinque es Peña!

arboltsef dijo...

Cambiar un iPhone por un Android es una putada.
Sobre todo cuando le inviertes al cacharro un chingo de tiempo y ya incluso le enseñaste a orinar donde debe y sacar el encendedor cuando te pones el cigarrillo en la boca.

natalia toscano dijo...

Extrañaba leerte...

Bianca Pascuchelli dijo...

jaja las anécdotas con las compañías de teléfono son muy buenas y nos hacen reír principalmente cuando nos identificamos. Pero no podemos negar que el celular es esencial en cualquier momento siempre. Yo sufro más cuando viajo. Hasta ahora, hacía mis viajes e intentaba comunicarme durante el mismo por internet pero cada vez se me hacía más dificil porque cada país tiene sus reglas en cuanto al uso de internet. Hace poco viajé a Argentina y me pasó algo que me pareció piola: cuando quise alquilar un apartamento en Buenos Aires, una empresa ofrecía también un celular además del teléfono fijo que venía con el departamento. Me pareció tan buena oferta que la agarré. Fue lo mejor que pude haber hecho porque me la pasé el viaje tranquila de que si necesitaba algo tenía un celular para llamar en cualquier momento a cualquier persona que me pudiera ayudar!